CADÁVERES BONITOS

"Vive deprisa, muere joven y deja un cadáver bonito", no deja de ser una de las frases más estúpidamente pretenciosas de la historia, pero lamentablemente es la mejor introducción al rock'n'roll de los 50, vista la cantidad de muertos adolescentes que hay en el género. Hoy dedicaremos tributo a esos cadáveres bellos, los de los pioneros de un género que comenzó maldito: el rock'n'roll. La sociedad puritana estadounidense de los años 50 se vio sacudida por un terremoto de proporciones gigantescas que cambiaría el mundo tal y como lo conocíamos. Una revolución sexual provocada por la ingente cantidad de adolescentes que había en la época, jóvenes que se negaban a dejarse manipular por la generación en el poder y demandaban su propia música, un explosivo coctel de referencias sexuales que adaptaba la música negra al gusto de la nueva generación. Los adultos no veían con buenos ojos que sus hijos escuchasen a negros, y mucho menos que blancos como Elvis se sacudieran como negros. A finales de los 50 el sueño había muerto. La industria discográfica aprovechó varios sucesos para asimilar y comercializar de una forma suave el rock. El alistamiento de Elvis, la detención de Chuck Berry por practicar sexo con una blanca, la boda de Jerry Lee Lewis con su prima menor de edad y la conversión de Little Richard a predicador (ver episodio Los Cantantes Predicadores en Diciembre de 2007) fueron algunos de los factores que hundieron la primera oleada del rock. Más trágicas fueron las muertes de varios genios de la era. Siendo tremedamente jóvenes podemos imaginar a qué niveles musicales podían haber llegado de haber vivido unos años más.



Buddy Holly (foto superior) murió en un accidente aéreo en 1959. En medio de una gira conjunta con otros artistas alquiló un avión y éste se estrelló. Todos sus ocupantes murieron. En el avión estaba también Ritchie Valens (foto intermedia), el creador de La Bamba y el primer artista latino del rock y The Big Bopper que había tenido un éxito con el tema Chantilly Lace. El guitarrista country Waylon Jennings le había cedido su lugar, y salvó su vida. La influencia de Buddy Holly en la música popular es inmensa. Fue el inventor del pop-rock del que luego bebería gente como Paul Simon o Paul McCartney, además de demostrar su valía sin contar con la imagen de Elvis (con sus características gafas de pasta daba una imagen de chico normal). Seguramente Holly fue el inventor de la tradicional formación del rock junto a los Crickets. Cuando murió ya era una estrella, teniendo un amplio seguimiento tanto en EEUU como en el Reino Unido, gracias a temas inmortales como That'll Be The Day o Peggy Sue. Tenía sólo veintidós años cuando murió. Ritchie Valens ni siquiera tenía edad para votar, sólo tenía diecisiete años. Lo sorprendente es que Valens sin ser mayor de edad se convirtiera en el referente del Rock Latino para gente como Chris Montez, ? And The Mysterians o Santana, en los 80 su tema La Bamba volvió a adquirir notoriedad gracias a la versión de Los Lobos. En los años 70, Don McLean compuso su famoso tema American Pie en el que se refirió al trágico accidente como "El día en que murió la música".




Otro rockero de la era, el gran Eddie Cochran, también compuso un tema dedicado a los tres muertos, llamado Three Steps to Heaven (Tres Pasos Hasta el Cielo). Paradójicamente Eddie murió también siendo un cadáver bonito, con sólo 21 años. Eddie, cuyas canciones rebeldes eran demasiado duras para el público norteamericano que se había ido ablandando al gusto de las grandes discográficas, estaba en medio de una gira en el Reino Unido junto a su amigo Gene Vincent, inmortal creador de Be-Bop-A-Lula (en la foto inferior Gene Vincent, vestido con cuero negro, junto a Eddie a la guitarra). Ambos iban en coche cuando una rueda reventó. Eddie murió en el acto. La historia de Eddie es la de un artista adelantado a su era, cuya influencia se ha dejado ver en grupos tan diversos como The Who, T. Rex y Sex Pistols. No en vano fue la voz de los adolescentes de su generación. El rock'n'roll pocas veces mostraba la realidad de los jóvenes americanos, si lo hacía era en versiones edulcoradas como el Let Me Be Your Teddy Bear (Déjame ser tu Osito de Peluche) de Elvis o de la mano de gente que ya no era adolescente como Chuck Berry que contaba con 30 saños cuando hizo su Schooldays. Entonces Eddie llegó con el himno definitivo de su generación, Summertime Blues, en el que mostraba la frustración de unos jóvenes arrinconados y anulados ("me gustaría ayudarte hijo, pero eres demasiado joven para votar", rezaba la letra de Cochran). Eddie era un prolífico creador y sus siguientes temas, Somethin Else y C'mon Everybody, mostraban un estilo muy duro para la época, que le convirtió en el rebelde por excelencia del género. Su último éxito, la citada Three Steps to Heaven, llegó al número uno tras la muerte de Eddie. Eddie murió un año después de Buddy Holly, en 1960. Gene Vincent, superviviente del accidente de coche en que murió Eddie, murió en 1971 a causa de una úlcera hemorrágica.