TELEVISIÓN Y ALCOHOL

Hoy recogeremos dos lamentables vídeos en honor de artistas borrachos que hicieron el más sonoro de los ridículos en apariciones televisivas. En el primero el padrino del soul, James Brown, es entrevistado tras ser denunciado por su mujer por malos tratos. Totalmente fuera de sí James empieza a recitar los títulos de sus canciones (¡y a pedir un mango!) en lugar de responder a la periodista. Ella lo sabe manejar bien, desde luego, pero desafortunadamente sigue siendo "a man's world"...



No podemos decir lo mismo del pobre presentador que tuvo la dura tarea de juntar al cantante borracho y malandrín Serge Gainsbourg, cumbre de la provocación y la incorrección de los crooners franceses (desde su censurado J'e T'aime... Moi Non Plus hasta uno de sus últimos temas Lemon Incest en que cantaba en tono erótico con su propia hija) con una joven Whitney Houston. Un Gainsbourg que se cae de la silla se presenta a la Houston diciendo que quiere follarla (!). El presentador le traduce diciendo, "ha dicho que eres estupenda". El problema es que Serge se lo dijo en inglés y... por la cara de Whitney lo entendió perfectamente. Penoso.