JAN POTOCKI

El conde polaco Jan Potocki (1761-1815) era un erudito cuya única obra de ficción, El Manuscrito Encontrado en Zaragoza, se ha convertido tras su recuperación en 1958, en una de las cumbres de la literatura fantástica. El libro, una colección de cuentos que encierran a su vez otros cuentos, es un apasionante relato cargado de humor, erotismo y elementos mágicos y fantasmagóricos inspirados en la España de tradición morisca. La primera parte del libro fue adaptada en un estupendo film polaco del año 1965, que merece ser recordado como una de las mejores películas europeas del género fantástico. Invitar al señor conde a una cena significaría tener una conversación culta y erudita, pero quién sabe cómo acabaría la cosa, sobre todo teniendo en cuenta que Potocki murió en la creencia de que se había convertido en un hombre lobo. Hasta tal punto llegó su creencia que se encerraba por las noches para no dañar a nadie. Su siguiente paso fue pulir la tapa de plata de una azucarera hasta darle forma de bala. El buen conde acudió una mañana al capellán del castillo para pedirle que bendijese el proyectil. Por último se voló la cabeza con la caída del sol. Nos abstendremos por tanto de invitar a cenar al buen conde, sobre todo, y por si acaso, en noches de luna llena.
(fuente consultada: Antonio José Navarro)