TED NUGENT

Ted es el eslabón perdido entre el simio y algo mucho más primitivo. Como músico fue el más salvaje guitar hero de los 70, años en que ganó su apodo de "Motor City Madman", evidentemente porque nació en Detroit. Nugent comenzó su carrera con el grupo psicodélico The Amboy Dukes quienes consiguieron un éxito con el single Journey To The Center Of The Mind. Con dicha banda Nugent ya destacó por su salvaje forma de tocar la guitarra, asentándose como uno de los más enérgicos guitarristas de su generación. El cantante de la banda fue Rusty Day, quien luego lideraría el genial grupo Cactus junto al batería Carmine Appice y el bajista Tim Bogert, y quien acabaría muriendo junto a su roadie y a su hijo de 12 años en su casa, tiroteados por un intruso con el que presuntamente tenía algún negocio sucio.

En los 70 cosechó un hard rock salvaje con éxitos como Cat Scratch Fever y Stranglehold, destacando sobre todo en sus actuaciones en directo con solos explosivos e interminables. Nugent pertenece a la cultura del exceso del rock, y tradujo esos excesos en su vida cotidiana. A pesar de tener algún punto interesante, como ser de las pocas estrellas del rock que rechazaba el uso de las drogas y el alcohol (otros fueron Frank Zappa, para cuyo sello Nugent grabó, y Todd Rundgren), en general es una persona de las que no querrías encontrarte en tu vida. Ultraconservador, vecino de George Bush, miembro de la Asociación Nacional del Rifle, cazador activo y enemigo jurado de los grupos ecologistas (en particular del grupo radical PETA, quien le manda a menudo correspondencia amenazadora), camorrista consumado que ha participado en toda clase de broncas y pleitos, crítico con la homosexualidad y moralista consumado que sin embargo no tuvo problemas para tener relaciones sexuales con menores, como con Courtney Love, quien aseguró que practicó con él sexo oral a los 12 años, Nugent también se hizo tutor de su pareja de 17 años para poder tener relaciones con ella. A Ted le parece que en Irak hace falta "otro Nagasaki" y siempre está dispuesto a apoyar cualquier política que tienda a "la derecha de la derecha". En sus últimos años, y debido a su poco gancho musical, Nugent sobrevive gracias a reality shows de la TV como Wanted: Ted or Alive o Surviving Nugent, en el que siete urbanitas tenían que sobrevivir a las locuras de Ted, quien les obligaba a montar retretes o desollar jabalíes. En este último show Ted acabó cortándose con una sierra eléctrica. Ver para creer. Si algún lector necesita alguna razón para no invitar a Ted a cenar es que está leyendo el blog equivocado, que vaya a la página de la NRA, seguro que coincide más con sus gustos.