LOS CANTANTES PREDICADORES




Hoy revisaremos varios casos de cantantes populares que acabaron siendo predicadores. Invitarles a cenar nos proporcionaría una velada aburrida y a lo mejor hasta nos hacían bendecir la mesa. Por si acaso apunten los siguientes nombres en su lista negra para esta nochebuena, no sea que le aparezcan dispuestos a recitar salmos.

Little Richard fue uno de los pioneros del rock'n'roll en los años 50, su estilo incendiario al piano fue el pistoletazo de salida para gente como Jerry Lee Lewis. Sus salvajes gritos, su maquillaje y sus muy diversos escarceos sexuales le valieron el apodo de La Reina del Rock'N'Roll. Quién nos iba a decir que uno de los rockeros más salvajes acabaría convirtiéndose en sacerdote.

El motivo fue un accidente de avión en el que prometió que si salía con vida dejaría su vida del pecado y se haría predicador. Se salvó, tiró sus joyas a un río y cumplió su palabra, durante un tiempo. Cuando volvió a necesitar dinero volvió al rock'n'roll, aunque sin perder su santidad. En sus últimos conciertos se dedica a repartir las "biblias de Little Richard", compaginando el maquillaje y el sacerdocio con notable falta de pudor.




Wayne Cochran fue uno de los mejores cantantes blancos de soul. En los 50 tuvo un exito de rock'n'roll con una canción de "chica muerta en accidente", la estupenda Last Kiss (versioneada en los 90 por Pearl Jam), pero es en los 60 donde selló su leyenda haciendo un soul incendiario al estilo de James Brown con temas tan geniales como Some-A' Your Sweet Love o Goin' Back To Miami. Tanto su estilo vocal como su estrafalaria vestimenta, con capas blancas y sus rizos rubios al viento le hicieron un referente del soul blanco. La banda de Wayne Cochran, los C.C.Riders se convirtió en una de las mejores formaciones de soul de los 60 y los 70, con una impresionante sección de vientos y un grupo de músicos memorables, de hecho fue el grupo donde comenzó su carrera el bajista más revolucionario de la historia, Jaco Pastorius, y fue el claro precedente de bandas como The Blues Brothers.

Wayne vivió la vida de rockero hasta que robó una biblia de un hotel y esto, en sus propias palabras, "le salvó la vida". Dejó el alcohol y las drogas y se hizo pastor para la Iglesia de Jesús en Miami. En 1981 se hizo ministro de Dios a tiempo completo y junto a su mujer predica su conversión desde su página web http://www.voiceforjesus.org/

Engelbert Humperdick fue el más serio competidor de Tom Jones en los años 60 y 70. Frente al estilo salvaje del tigre galés, el indio de origén británico mostraba un estilo de crooner elegante, siempre con pajarita. La voz de Engelbert siempre fue superior a la de Tom, como demuestran los mayores éxitos de Engelbert, Release Me y The Last Waltz. Los 80 fueron sin embargo una época dura para el cantante, quien no supo adaptarse a los nuevos tiempos como el galés.

Convencido de sus dotes divinas en la actualidad sigue dando conciertos donde asegura que sus canciones tienen el don de curar enfermedades. Se define como un curador de la fe, y dice que sus oraciones tienen un inmenso poder, pudiendo hacer cualquier cosa que él desee. Puede que en su lucha por la fe le ayude el fantasma de la actriz Jayne Mainsfield, con la que tiene contacto desde que compró su mansión en LA.




Cliff Richard tiene el honor de haber sido el pionero del rock'n'roll británico, suyo es el primer single del rock'n'roll británico, Move It. Cliff era la respuesta británica a Elvis y dominó las listas del Reino Unido hasta la llegada de los Fab Four. Junto a su grupo de acompañamiento, los geniales The Shadows, hizo algunos de los mejores singles del rock de la era. También algunas películas que precedían el estilo de las películas Richard Lester (en una de ellas viaja a un país exótico, España, y le dedica una canción a la paella). En 1964 se convierte al cristianismo y decide seguir en el negocio de la música para expandir la palabra divina. La carrera de Cliff estaba ya más cerca del pop, de sus canciones para Eurovisión como la celebérrima Congratulations. En años siguientes siguió grabando discos de pop y soft rock, algunos tan cercanos a sus creencias como un doble disco dedicado a la vida de Cristo y el single Whenever God Shines His Light, grabado junto a Van Morrison. En los años 90 Cliff apareció en la campaña de TV del libro religioso Fuerza para Vivir, algo que despertó las iras de las archidiócesis españolas que veían aterrorizadas que se les acababa el negocio. Sólo por eso, Heatcliff, a lo mejor te levantamos la veda un día de estos, pero no te traigas la biblia.




Cat Stevens tenía una carrera estable en el mundo del pop de los 70 (con canciones tan destacables como The Firts Cut Is The Deepest o Father And Son) cuando vio la luz tras un accidente en el que casi se ahoga. Tras ello, y previa lectura del Corán, cambió su nombre por el de Yusif Islam y abrazó la fe musulmana. Pese a un parón en los 80 en el que llegó a plantear a su productora que dejase de distribuir sus discos, ahora sigue grabando discos, aunque con un corte musical más cercano al mundo árabe y con títulos tan contundentes como A Is For Allah. Recientemente el pobre Yusif ha sufrido la islamofobia creciente en los aeropuertos internacionales, siendo tomado por terrorista.

El caso de Leonard Cohen, que se retiró a un templo budista durante años, suena más a sequía creativa que a otra cosa. Al salir del templo Cohen había recuperado la fe en vender discos, y no le fue mal del todo con un nuevo estilo más new age y menos acústico. Por supuesto todos los periodistas aplaudieron el gesto de humildad del señor poeta Cohen, quien era el campanero del monasterio (lástima que no se quedara sordo), pero es que queda más inn irte de "convivencias zen" que hacerte musulmán o evangelista. Ohmmmmmmm.

Que se lo digan a Peret, que tuvo que aguantar las críticas cuando abandonó sus grabaciones en los años 80 para ponerse a predicar en la Iglesia Evangelista de Filadelfia. Por cierto que en 1990 abandonó la iglesia y volvió a su actividad de rumbero. Desde entonces, ni fu ni fa.